Agencia Marketing digital Valencia, Madrid y Barcelona
+34 963 21 87 28

Cómo realizar una auditoría de contenidos de un sitio web en 2018

auditoria contenidos

La auditoría de contenidos de un sitio web es una tarea ardua, pero completamente necesaria y de la que, si se toma en serio y aprovecha, se puede sacar mucho partido. Es la oportunidad para pararte un momento a reflexionar, ver qué es lo que estás haciendo bien, qué no tan bien y cómo puedes mejorar el rendimiento de tu web.

Sí, es cierto. Nunca parece haber tiempo para llevarla a cabo y siempre hay tareas más urgentes que hacer. El mes que viene te pones con ella. Pero pasan los meses y nada.

Pero si has decidido que ya está bien, que 2018 no puede terminar sin que hagas una auditoria de los contenidos de tu web, comienza a prepararte, porque es un trabajo que tienes que organizar bien. Esta guía te dará una idea de cómo programarte el trabajo para que sea lo más metódico, concreto y provechoso posible.

¿Por qué necesito una auditoría de contenido?

De acuerdo con una encuesta, más de la tercera parte (el 37%) de los profesionales de marketing hacen una auditoría de contenidos en sus empresas. Entonces, ¿es realmente necesario hacerla?

Tu estrategia de Social Media va viento en popa, con cada vez más tráfico derivado hacia tu web. Y tu SEO te permite además salir en los primeros puestos de las búsquedas que te interesan. Pero ten en cuenta que los contenidos de la web son la pieza maestra de todo plan digital.

¿De qué te vale llevar tráfico de tus redes sociales a tu página si se aburren a los dos minutos y se van? ¿O si se pierden cuando empiezan a navegar? ¿O si no consigues mantenerlos hasta el final del proceso de conversión?

Una auditoría de contenidos no sólo para corregir errores y actualizar algunos contenidos.  También es la ocasión perfecta para comprobar cuáles son los contenidos que mejor funcionan y de analizar cuáles son tus fortalezas y tus debilidades.

Únete a nuestra  e-Comunidad

Únete para recibir las últimas actualizaciones y contenido exclusivo en tu correo.

Si está bien hecha, te servirá para corregir o perfeccionar toda tu estrategia digital, para hacer más sólidas las bases de tu crecimiento y optimizar los esfuerzos a futuro. Si consigues averiguar qué es lo que realmente funciona y lo que es superfluo, o dónde están los fallos, por pequeños que sean, a la larga, te puede suponer un importante ahorro de esfuerzo en tiempo e inversión.

¿Cómo puedes realizar una auditoría #SEO de contenidos de un sitio web en 2018? Te lo contamos en este artículo. ¡Click para descubrirlo! Clic para tuitear

Errores más frecuentes a revisar

Tus contenidos no son sólo una herramienta para alcanzar tus objetivos, ya sean éstos vender un producto, dar a conocer una empresa o conseguir el mayor número posible de visitas. También son un factor fundamental (si no el principal) de la imagen de tu marca, tanto si tu web es un blog, como una página corporativa, una tienda online o una ONG.

Una web confusa, con páginas desactualizadas, con enlaces roto o faltas de ortografía causa una mala impresión y genera una sensación de desconfianza hacia su titular.

Estos son algunos de los errores habituales que pueden afectar negativamente en a la impresión que causa tu sitio y que pueden estar perjudicando su rendimiento e incluso su posicionamiento orgánico:

  • Textos farragosos o irrelevantes
  • Errores ortográficos
  • Enlaces rotos (internos o externos)
  • Imágenes muy pesadas o incoherentes con el texto
  • Palabras clave inadecuadas o ineficientes
  • Vídeos que no cargan
  • Duplicate content
  • Contenido desfasado o caducado
  • Contenido redundante
Errores frecuentes que te puedes encontrar en una auditoría SEO de contenidos. ¡Mira, mira! 😉 Clic para tuitear

Pasos a seguir en una auditoría de contenidos

La organización es fundamental para llevar a cabo una auditoría de contenidos exitosa, sobre todo, si es en para un sitio web grande y complejo. Calcula que para que sea eficaz puede durar de cinco horas, si es un sitio pequeño, a 50 o más para webs complejas con decenas de páginas (por ejemplo, una tienda online).

Por eso es importante que tengas claro antes de empezar las acciones a llevar a cabo y el orden para aprovechar bien el tiempo invertido. Estos son los principales pasos a dar.

1. Determinar la estrategia

Antes de nada, tienes que tener clara cuál es la estrategia general del sitio web a auditar, es decir, qué es lo que se pretende conseguir con él y, por lo tanto, cuál es el estilo que se le quieres dar, el tipo de mensajes que va a comunicar y la estructura adecuada para ello.

Si la web es tuya, ya lo debes de tener claro, aunque puede que hayas tenido que replantearte el proyecto sobre la marcha a partir de los resultados.

Si es para un sitio ajeno, quien te haga el encargo te tiene que explicar bien estos puntos, así como cuál es el público objetivo al que quiere llegar.

auditoria de contenidos seo

2. Establecer objetivos

Además, hay que hacerse una pregunta: ¿qué busco con la auditoría de contenidos? Es muy importante para centrar nuestros esfuerzos en la auditoría y no hacer tareas que no tengan ningún sentido.

En una auditoría de contenidos hay mil factores en los que uno se puede centrar. A veces ha de ser un análisis exhaustivo de todos o la mayoría de ellos, pero en otras ocasiones se pueden descartar algunos o directamente seleccionar aquellos que nos interesan para nuestros objetivos.

Estos son algunos de los objetivos típicos que buscan una auditoría:

  • Mejorar el posicionamiento orgánico y aumentar el tráfico de la web. Para esto debes averiguar qué páginas de tu web reciben más visitas y cuáles menos y porqué.
  • Reducir el porcentaje de rebote.
  • Incrementar la fidelización de la audiencia. Es decir, que estén más tiempo en tu sitio y vuelvan recurrentemente. Tienes que ver qué contenidos generan más interés en estos visitantes recurrentes y en cuáles pasan más tiempo.
  • Aumentar la tasa de conversión. Entonces has de definir qué páginas generan una mejor experiencia de usuario y más lead, pero también en cuáles se pierden más potenciales dentro del embudo o funnel de venta.

3. Hacer un inventario

Pues sí, una vez tienes claro qué es lo que buscas en tu auditoría y para qué los buscas, comienza el trabajo menos creativo y quizás más pesado: tienes que identificar y clasificar todo el contenido de sitio web.

La auditoría puede centrarse únicamente en el contenido online, pero si estás haciendo una auditoría para un cliente sería interesante que también te proporcionaran también el offline.

A veces el cliente piensa que no tiene ninguna utilidad subir ese contenido a la web o simplemente no tuvo tiempo de hacerlo, pero puede valer la pena evaluar si puede servir para enriquecer la web. Adaptarlo para el formato digital puede ser más económico y rápido que elaborar material nuevo.

Puede tratarse desde vídeos corporativos o notas de prensa hasta materiales impresos, como folletos publicitarios, documentos internos o infografías que puedan contener.

Respecto al contenido online es bueno ir recopilando cada URL del sitio y guardarla en una tabla u hoja de cálculo. Conviene hacerlo siguiendo la estructura de la web para tener una imagen del conjunto sobre la que trabajar y hacer o proponer luego los cambios necesarios.

Además, aquí hay que categorizar cada página respecto a factores como:

  • El formato del contenido (si tiene texto, imagen, vídeo…)
  • Extensión (número de palabras)
  • Qué tipo de contenido es (una entrada del blog, una landing page, una ficha de producto…)
  • Enlaces que contiene
  • Fecha de publicación
  • Para tiendas online, etapa del embudo de ventas al que pertenece (atracción, consideración, decisión)
¿Por qué necesitas una auditoría #SEO de contenido? ¿Tan importante es para tu web? ¡Descúbrelo Aquí! Clic para tuitear

4. Análisis y evaluación

Aquí finalmente llegamos al meollo de la auditoría. A la fase en la que buscamos los errores y las posibilidades de mejora. Esta etapa se puede hacer de forma manual, o más bien visual, revisando los aspectos que hemos predeterminado página por página. Pero para algunos elementos se pueden usar herramientas o aplicaciones que detallaremos más adelante.

El análisis se puede hacer a tres niveles: a nivel de estilo, a nivel SEO y a nivel estructural.

4.1 Análisis de estilo

Estos son algunos de los factores a tener en cuenta:

  • Textos incoherentes, confusos o sin un orden lógico
  • Errores ortográficos, gramaticales o sintácticos
  • Repetición de palabras no clave
  • Palabras y expresiones rebuscadas o petulantes
  • Frases muy largas o complejas, con muchas subordinadas
  • Textos visualmente poco atractivos: párrafos demasiado largos, sin encabezados o ladillos, sin numeraciones o listas, sin palabras en negrita o con un tipo o un tamaño de letra poco idóneos
  • Fotos, gráficos y vídeos de calidad suficiente y coherentes con el texto al que acompañan
  • Frases hechas, descripciones pobres o partes que no aportan nada (lo que coloquialmente se denomina ‘paja’)

4.1 Análisis SEO

Consiste en la búsqueda de fallos que afecten al posicionamiento natural de las páginas en los buscadores. Aquí se debe atender a aspectos como:

  • Palabras clave.

Comprobar que las keywords usadas en cada página sean las correctas. No te quedes en una medición cuantitativa, es decir, no te preocupes sólo de saber qué keywords atraen más visitas, sino cuáles atraen visitas de mejor calidad (aquellas que que se leen los post hasta el final, que siguen navegando en tu web, que acaban rellenando un formulario o, en el caso de tiendas online, terminan comprando tu producto).

  • Títulos

Cuantas más palabras clave podamos meter en un título más posibilidades tenemos de que esa página salga en el resultado de una búsqueda, así que en vez de hacer títulos demasiado cortos hay que aprovechar este factor de posicionamiento.

También hay que evitar que las mismas keywords salgan repetidas en muchos títulos de la web, porque se hacen la competencia unas a otras.

  • Metadescripciones

Asegurarse de que se les está sacando partido poniendo las mejores palabras clave para nuestro contenido.

  • Etiquetas Alt

Verificar que todas las etiquetas Alt tienen contenido y que éste esté optimizado con las keywords adecuadas.

  • URLS

Es fundamental que incluyan palabras clave y, desde luego, que sean amigables.

  • Velocidad de carga

Que las páginas web pesen poco y, por lo tanto, se carguen velozmente, no sólo es un importante factor de posicionamiento, sino que evitará que muchos usuarios se cansen de esperar y desistan de ver tus contenidos.

  • Si es responsive
  • Enlaces

Hay que cerciorarse de que no existen enlaces rotos en el sitio web, ni externos ni, por supuesto, internos. Es algo que Google tiene en cuenta negativamente.

  • Enlaces entrantes

Tener enlaces que apunten de otros sitios web al tuyo es uno de los aspectos clave que da autoridad a nuestra web y la ayuda a posicionarse, pero hay que detectar si tenemos enlaces tóxicos, otro aspecto que es penalizado por Google.

  • Errores 404.

Si en alguna búsqueda de nuestra web hay alguna página que dar Error 404 hay que redireccionarla. Estos errores son también perjudiciales para el SEO y nos pueden hacer perder tráfico.

  • Duplicate content.

Es uno de los factores de penalización por parte del buscador de Google. Aquí se puede utilizar alguna aplicación para comprobar que no tenemos contenido duplicado de otras. Pero también es importante evitar duplicidades dentro del misma web, es decir, el mismo contenido repetido en distintas páginas de tu sitio. Google te penalizaría sin haber hecho nada malo.

Te sorprenderás de los errores que suelen pasar desapercibidos y perjudican el posicionamiento a pesar de que se pueden reparar de la forma más simple.

Un estudio de Semrush del año pasado sobre 100.000 sitios web descubrió que el 17% de ellos tenían dominios www configurados incorrectamente, que casi el 29% tenían enlaces externos rotos, que el 73% tenían páginas con textos demasiado cortos y que las dos terceras partes presentaban contenido duplicado.

¿Sabías que el principal causante de no estar recibiendo tráfico en tu web puede ser el contenido? ¿Has realizado alguna vez una auditoría SEO de contenidos? ¡Te lo contamos! Clic para tuitear

herramienta seo

4.1 Análisis estructural

Aquí tenemos que mirar si la estructura del sitio es la óptima.

En una tienda online, por ejemplo, hay que comprobar que los pasos que hay que dar en el proceso de compra sean los mínimos posibles para facilitarlo, que no haya ningún error que la entorpezca en ninguna de ellas. Igualmente, que la ruta del funnel de venta (atracción, consideración, decisión) está optimizada.

También debemos comprobar que no hay páginas repetidas (o con contenidos repetidos o con la misma función) ni superfluas, que en los menús no hay epígrafes distintos que lleven al mismo sitio, que no hay páginas caducadas (sí, ¿recuerdas esa oferta con fecha tope de hace dos años que ibas a quitar? Pues se te olvidó y ahí sigue)…

Aprovecha igualmente para tomar nota de contenidos desfasados, como entradas del blog que se han quedado desactualizadas, o páginas de contenido corporativo que hablan sobre aspectos se han modificado o han evolucionado con el tiempo.

5. Informe y recomendaciones

Una vez concluida la revisión, ha llegado el momento de ordenar, resumir y concretar lo que hemos encontrado en un documento, un informe final.

Este informe debe incluir, obviamente, las recomendaciones o acciones a llevar a cabo para solucionar los problemas detectados.

Desde eliminar o reescribir páginas a actualizar palabras clave o buscar nuevas imágenes. Pasando desde luego por optimizar las URLs o reparar los enlaces rotos.

Pero el informe puede ir más allá y proponer cambios más drásticos: una reestructuración total del sitio o un cambio radical de estilo, diferenciando entre aquel material que se puede aprovechar o reciclar y aquel que directamente no sirve.

Para finalizar, una vez que hayas actualizado y puesto a punto tu web, no olvides informar a Google a través de la función Fetch as Google de la Google Search Console para que indexe tus páginas corregidas.

Herramientas útiles para una auditoría de contenidos

Afortunadamente hoy en día contamos con un sinfín de herramientas que nos hacen más fácil las auditorías. Aquí te presentamos sólo algunas de ellas:

SeoBook: analiza la cantidad de palabras y la densidad de keywords de cada página de la web.

SEMrush: encuentra problemas técnicos en la web y te permite analizar cómo funcionan sus palabras clave, entre otros muchos datos como la tasa de rebote, el número de sesiones y la duración media de éstas.

Screaming Frog: proporciona mucha información SEO interesante, como el estado de los títulos y metadescripciones, los enlaces internos y externos o si hay errores 404.

Moz: para revisar extensión, títulos, metadescipciones o velocidad de carga de las páginas de la web, entre otras funciones.

Website Auditor: detecta enlaces rotos, crea sitemaps, arroja datos de visitas por página, orienta sobre la optimización de los textos para SEO, revisa los títulos… y muchas más funciones.

Metricspot: puedes analizar que palabras clave generan más tráfico a la web, analiza los enlaces que apuntan a ella, entre otras tareas y mide el grado de optimización de tu web en base a más de 80 parámetros SEO.

¿Qué herramientas necesitas para hacer una auditoría de contenidos en tu web? @semrush, @Moz y #GoogleAnalytics forman parte de este listado. ¡Click Aquí para descubrir todo lo que necesitas y cómo hacerlo! Clic para tuitear

Woorank: para ver el rendimiento de las keywords y hacerles un seguimiento y para rastrear automáticamente los problemas técnicos SEO de la web.

Google Analytics: para sacar palabras clave y conocer cuáles son las páginas que mejor desempeño tienen.

– Para comprobar los enlaces del sitio se puede recurrir a Broken Link Check, Ahrefs, Majestic SEO o Link Research Tools.

Content Square: para analizar el comportamiento de los usuarios de la web y evaluar el impacto, el rendimiento y la usabilidad de los distintos elementos de la página.

Google Webmasters Tools: revisa el indexado de tu red y las páginas que contengan errores.

URL Profiler. Esta herramienta te permite importar datos para su análisis integrar de buena parte de las herramientas que ya hemos nombrado y alguna otra: ScreamFrog, SEMrush, Majestic SEO, Moz, Ahrefs, Search Control y Google Analytics.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies